Durante el tratamiento de hemodiálisis se intenta mejorar o incluso normalizar diversos factores y parámetros que se realizan de forma continua por los riñones. En este caso, la diálisis intenta suplir muchas de dichas funciones, entre ellas, la normalización del equilibrio ácido base, y en ello juega un papel muy importante el bicarbonato sódico.

En este estudio realizado en la unidad de hemodiálisis de Avericum determinamos que tanto los niveles muy altos, como los niveles muy bajos de bicarbonato se relacionan con un peor pronóstico de nuestros pacientes. Por lo tanto, dentro de nuestros objetivos se encuentra mantener este parámetro dentro de los márgenes adecuados con una diálisis personalizada para cada paciente.