Nuestros riñones se encargan de mantener niveles constantes de agua y electrolitos (elementos químicos) en nuestro cuerpo. Los productos de desecho obtenidos del metabolismo de los nutrientes se vierten en el torrente sanguíneo, son filtrados por los riñones, y expulsados por la orina. La filtración ocurre en pequeñas unidades colocadas dentro de los riñones llamadas nefronas. Cada riñón tiene alrededor de un millón de nefronas. En la nefrona, un glomérulo—que es un pequeño vaso sanguíneo o capilar—se entrelaza con un pequeño tubo colector de orina llamado túbulo. Se produce un complicado intercambio de sustancias químicas a medida que los desechos y el agua salen de la sangre y entran al sistema urinario. Los riñones secretan además varias  hormonas:
  • La renina, que regula la presión arterial. Esta ayuda a controlar cuánto sodio (sal) y agua retenemos.
  • La eritropoyetina, que actúa en la médula ósea para estimular la producción de glóbulos rojos.
  • El calcitriol, una forma de Vitamina D que ayuda a que el cuerpo absorba el calcio de los alimentos. Sin calcitriol, el cuerpo roba calcio de los huesos.
rinones rinones_detalle